Inicio Internacional Una mujer escenificó su secuestro para irse de vacaciones con su amante

Una mujer escenificó su secuestro para irse de vacaciones con su amante

112
0

Sherri Papini, una mujer de 39 años de California, fue acusada de organizar su secuestro en 2016 para poder irse de vacaciones con su amante, según CNN.

El 3 de marzo de 2022, la mujer se declaró culpable y el mismo día, su esposo, Keith Papini, solicitó el divorcio. El hombre también exigió la custodia de sus dos hijos, alegando que su esposa «no actúa racionalmente».

Keith Papini declaró en el documento judicial que su esposa mintió a sus hijos sobre su desaparición. Además, no había visto a sus hijos desde el 4 de abril e incluso se ausentó de una visita programada, pidiendo a las autoridades que «la ayuden a proteger a sus hijos del impacto negativo de la notoriedad de su madre».

Leer:  Portugal se enfrenta a una nueva explosión de contagios de COVID-19

Los dos cónyuges de Papini están casados ​​desde octubre de 2009 y se separaron en 2022, el 3 de marzo, el mismo día en que la mujer fue acusada de los hechos ocurridos hace seis años, informa B1 TV.

La mujer había declarado que había sido secuestrada y secuestrada.

Sherri Papini fue reportada como desaparecida por su esposo en noviembre de 2016 después de correr cerca de su casa en el condado de Shasta. Tres semanas después, el Día de Acción de Gracias, la encontraron sola en una carretera interestatal, a 200 kilómetros de su casa.

Leer:  Graves inundaciones en Afganistán. Los talibanes reclaman al menos 180 muertos

La mujer le dijo a la policía que fue secuestrada y secuestrada por dos mujeres que la mantuvieron encadenada en un armario.

Durante la complicadísima investigación que siguió a este caso de “secuestro”, la policía analizó la historia contada por Papini, descubriendo que, en realidad, estuvo todo el tiempo con un exnovio.

Sin embargo, tras la «liberación», la mujer también recibió una indemnización de 30.000 dólares. La mujer se enfrenta a una pena máxima de 25 años de prisión y multas de hasta 500.000 dólares. La sentencia en este caso se dará el próximo 11 de julio.