Inicio Internacional Elecciones presidenciales en Francia. El voto de calidad se dividió entre...

Elecciones presidenciales en Francia. El voto de calidad se dividió entre Emmanuel Macron y Marine Le Pen

99
0

Los franceses están llamados a las urnas el domingo 24 de abril para elegir a su presidente. El líder en funciones Emmanuel Macron (44), con un 27,8 % en la primera vuelta, se considera favorito por delante de su contrincante Marine Le Pen (53), con un 23,1 %.

Los dos se enfrentaron el miércoles por la noche en su único debate electoral. La BBC señala en un análisis que la elección entre Macron y Le Pen refleja una sociedad muy polarizada, con dos visiones completamente diferentes del futuro de Francia, tanto interna como externamente.

Desde la inmigración hasta el enfoque de la UE y la OTAN, el progresista Emmanuel Macron y la populista de derecha Marine Le Pen proponen elegir entre una Francia que quiere permanecer abierta y una Francia que mira más hacia adentro.

«Prioridad Nacional» versus «Renovación Total»

La campaña electoral de Le Pen, «Marine, Présidente», se centró en el costo de vida, luego de que el tema se convirtiera en el centro de preocupación de los franceses en el contexto de la pandemia de COVID-19 y la guerra en Ucrania.

Su programa tiene como objetivo hacer una «prioridad nacional» de los beneficios sociales otorgados a los ciudadanos franceses. Después de un avance significativo en las encuestas, transmite a los seguidores que su victoria nunca ha estado tan cerca, escribe Adevărul.

Macron, por otro lado, llamó a sus seguidores a votar bajo el lema «Nous Tous». Tras un primer mandato de cinco años, la oferta, que busca atraer votantes de izquierda y derecha tradicional, es de «renovación total».

Cómo Le Pen quiere mejorar el poder adquisitivo

  • Cancelación del IRPF para jóvenes menores de 30 años;
  • Reducción del IVA sobre los combustibles del 20% al 5,5%;
  • Motivar a los empleadores a aumentar los salarios en un 10% mediante la exención de las contribuciones relacionadas con estos aumentos;
  • Un aumento anual del 3% en los salarios de los maestros durante los próximos cinco años;
  • Nacionalización de carreteras que reduciría la carga de los peajes en un 15%;
  • Privatización de la televisión pública para eliminar el impuesto televisivo, por importe de 138 euros.

Cómo Macron quiere mejorar el poder adquisitivo

  • Los empresarios no cotizan hasta 6.000 euros en primas de los empleados;
  • Los salarios de los docentes deberían aumentar a cambio de asumir responsabilidades adicionales;
  • Eliminación del impuesto a la televisión.

Edad de retiro

Macron tiene la intención de financiar su programa elevando la edad de jubilación de 62 a 65 años, una medida que desagrada a los franceses y especialmente a los votantes de izquierda.

Por eso, está dispuesto a negociar o aceptar un término medio, más recientemente propone el umbral de los 64 años y promete aumentar la pensión mínima de 950 a 1.100 euros.

Le Pen, por su parte, propone mantener la edad de jubilación en los 62 años, excepto para aquellos que tengan 40 años y puedan jubilarse a los 60. Quiere aumentar la pensión mínima a 1.000 euros.

Leer:  Francia está lista para prohibir el petróleo ruso, dice el ministro de Finanzas francés

inmigración y seguridad

Marine Le Pen tiene intención de celebrar un referéndum sobre inmigración en el que se sometan a votación normas estrictas sobre el derecho de asilo y la ciudadanía.

Además, propone el controvertido Programa Nacional de Preferencias, que da prioridad a los ciudadanos franceses sobre el empleo, la vivienda y los servicios sociales.

Macron criticó a su oponente por caer en el autoritarismo y su tendencia a irrespetar la Constitución, condenando una «agenda nacionalista que no es patriotismo».

Promete duplicar el número de policías y gendarmes para 2030, aumentando el número de unidades móviles de policía y brigadas de gendarmes para hacer las calles más seguras.

Le Pen planea crear 20.000 nuevas plazas en las prisiones y aumentar el número de policías en 7.000.

bufandas islámicas

Marine Le Pen quiere prohibir el uso del velo islámico en todos los espacios públicos, porque, a su juicio, se trata de un «uniforme» impuesto por quienes tienen una visión radical del islam, dado que Francia tiene la mayor población musulmana de Europa.

En la primera vuelta, esta comunidad votó con un 69% por el candidato de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon.

Este segmento del electorado podría jugar un papel importante en la segunda vuelta, sobre todo porque Emmanuel Macron no quiere cambiar nada en este sentido.

Incluso expresó indirectamente su oposición a esta política, expresando su aprecio por una joven que eligió usarlo, a pesar de que es feminista.

«Es la mejor respuesta a esta tontería», dijo.

Europa

Macron describió las elecciones del 24 de abril como un «referéndum sobre Europa», argumentando que Francia estaba protegida de crisis de todo tipo y guerras. Culpó a su rival por querer «Frexit», pero por no tener el coraje de decirlo abiertamente.

Aunque desde entonces Le Pen ha abandonado este programa radical, el campo de Macron cree que es su objetivo final.

«Nadie está en contra de Europa», dijo después de la primera vuelta de las elecciones.

Sin embargo, en 2012 se mostró partidario de la salida de Francia de la UE, para reconsiderar su posición cinco años después: Francia debería salir de la eurozona únicamente. En la actualidad, el programa se ha ralentizado aún más.

«Ahora dice que quiere quedarse en la UE, pero cambiarla de adentro hacia afuera hasta el punto de lograr una Europa de las naciones», escribe Sylvie Kaufmann de Le Monde.

Externamente, también quiere interrumpir la cooperación industrial con Alemania en el campo de los armamentos, con el fin de dejar espacio para que Francia se convierta en una «gran potencia (tecnológica) que importa».

Leer:  Momentos de pánico en una montaña rusa en Bélgica. Varias personas llevan horas varadas

Admiradora del Brexit, expresó su deseo de liberar a Francia de la «camisa de fuerza de Bruselas», mientras rechazaba su anhelo por el Frexit.

Rusia y la OTAN

Marine Le Pen no estuvo de acuerdo con la invasión rusa de Ucrania. Sin embargo, no se puede pasar por alto el hecho de que dependía de préstamos de Rusia para su partido, así como sus cálidas relaciones anteriores con Vladimir Putin.

Tampoco es fan de la OTAN e incluso propone que Francia deje el mando militar integrado sin renunciar a «la aplicación del artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte sobre seguridad colectiva, tal y como fue» entre 1966 y 2009.

Por último, pero no menos importante, pide un «acercamiento estratégico entre la OTAN y Rusia» una vez que termine la guerra.

Emmanuel Macron, por otro lado, desempeñó un papel diplomático clave durante la guerra, con Francia ocupando la presidencia de la UE.

En un principio, esto lo favoreció electoralmente para que luego, como admitió el propio presidente francés, lo distrajera de la carrera presidencial, que reanudó tarde, dejando ganar terreno a sus oponentes.

medioambiente

Marine Le Pen no es ecologista, al contrario. Su programa es extender la vida de los reactores nucleares existentes y construir otros nuevos, mientras se detiene la instalación de parques eólicos y se desmantelan los existentes, provocando que odien el paisaje.

Al mismo tiempo, quiere suspender los subsidios a las energías renovables y prohibir la importación de alimentos siempre que no cumplan con los estándares de calidad franceses.

Macron, que ya se ha asegurado el apoyo electoral del candidato ecologista a la presidencia (Yannick Jadot), tiene la ambición de poner a Francia en condiciones de renunciar al carbón y al petróleo y depender en un 75 % de la energía nuclear.

Describió el plan de Le Pen de renunciar a las energías renovables como una «absoluta aberración».

Emmanuel Macron lidera las encuestas

Encuestas recientes sugieren que la ventaja de Macron está aumentando. Así, tres encuestas le situaban, este martes, en una media del 55,83 %, el nivel más alto antes de la primera vuelta (más de tres puntos respecto a la media del 8 de abril).

Macron y Le Pen buscan atraer votantes que respaldaron a Jean Luc Melenchon, quien quedó tercero en la primera vuelta con alrededor del 22% de los votos.

Su partido no recomendó votar en la ronda decisiva, pero Melenchon instó a sus seguidores a no votar por Le Pen. En su primera entrevista televisada desde la primera ronda, Melenchon incluso reiteró ese llamado.

«Sería un error colosal votar por Le Pen. No les estoy diciendo que voten por Macron, sopesen qué sería mejor, simplemente no hagan eso”, dijo a BFM TV.