Almassora no subirá los impuestos en 2022 pese a la anulación de la plusvalía y el aumento de los gastos

Almassora no subirá los impuestos en 2022 pese a la anulación de la plusvalía y el aumento de los gastos

Economía

Mientras Vila-real aumenta el IBI un 5% para compensar la anulación de la plusvalía, Burriana y Almassora congelan las cargas

La anulación por parte del Tribunal Constitucional del impuesto municipal de plusvalía ha provocado distintas respuestas en los ayuntamientos. Así, mientras Vila-real acaba de aprobar una subida del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) un 5% para 2022 con el fin de compensar la pérdida de ingresos (1,6 millones) y el aumento de gastos por la Covid, el incremento del IPC o la escalada del coste de la energía; Burriana y ahora Almassora combatirán el desajuste presupuestario sin modificar las ordenanzas fiscales.

Así lo confirmó la semana pasada Burriana y este mismo el Ayuntamiento de Almassora. Este último, congelará, un año más, todos los impuestos en 2022. El acuerdo entre los dos grupos políticos que conforman el equipo de gobierno, PSPV y Ciudadanos, marcará el presupuesto en confección para el próximo ejercicio. El pacto para mantener los precios de los impuestos municipales contrasta con el incremento del gasto público y la reducción de los ingresos que sufrirá la administración local a partir de enero (el impuesto de plusvalía suponía hasta el momento alrededor de 800.000 euros anuales).

Así, la alcaldesa de Almassora, Merche Galí, y el concejal de Hacienda, Santiago Agustí, cerraron el acuerdo el viernes con el portavoz de Cs, Javier Mollá, para fomentar la recuperación económica de las familias tras el Covid. La presión fiscal se mantendrá en un ejercicio que «apostará de nuevo por la obra pública para finalizar las construcciones pendientes e iniciar otros proyectos ambiciosos como IES Álvaro Falomir», según el Ayuntamiento.