10 años sin el periodista Fausto Wolff

│Diario Al-Qods Libération│OPINION / VALTER XEU.- El pueblo palestino y los oprimidos del Tercer Mundo perdieron su mayor defensor el 5 de septiembre de 2008 en Río de Janeiro.
El periodista y escritor Fausto Wolff murió a los 68 años por disfunción múltiple de los órganos. Él nació en Santo Ángel (RS), el 17 de octubre de 1940, con el nombre de Faustin von Wolffenbüttel, ya los 14 años comenzó a trabajar como reportero de policía en el Diario de Porto Alegre. A los 18 años, se mudó a Río de Janeiro, donde trabajó en las revistas O Cruzeiro y Manchete y en los periódicos O Globo, JB y Tribuna de la Prensa.

Durante 52 años de carrera periodística incomodó a mucha gente con sus temas criticando a todos los eternos poderosos que masacraban y aspiraban a la población más pobre e injustificada. Fausto siempre fue el portavoz de los oprimidos y pagó un precio muy caro por defender la causa palestina en los últimos 30 años. Bastaba ser considerado comunista para vivir como un marginado en la prensa y tener que sobrevivir en la prensa alternativa.

Durante el régimen militar tuvo que exiliarse en Dinamarca e Italia, donde impartió clases de literatura en dos universidades, en Copenhague y Nápoles. Trabajó en los más importantes periódicos y revistas brasileñas. En 1969, formó parte del equipo del más combativo periódico O Pasquim que durante la dictadura militar (1964-1985), incomodó a los dictadores militares de turno. Con un grupo de periodistas fundó el diario Tribuna Socialista, considerado el primer periódico de izquierda tras la dictadura. Trabajó en programas de televisión donde hablaba de los problemas políticos, culturales e internacionales.

Fausto Wolff escribió más de 20 libros de varios temas: políticos y romances, y era considerado uno de los mayores novelistas brasileños cuando fue consagrado con el Premio Jabuti por su obra 'A la mano izquierda'. En los últimos años hacía traducciones de libros, pues dominaba muy bien el alemán, inglés, francés, español e italiano.

Fausto decía que la izquierda en Brasil parece una banda de rebeldes sin carácter y sin vergüenza. Nuestra cultura fue robada, el periodismo fue robado y la música fue robada. Sólo veo una banda de académicos idiotas diciendo tonterías que aparecen en la televisión diciendo cosas que la gente no entiende.

Siempre fue un periodista combativo y crítico en todas las áreas, como también fue director y crítico de teatro. Él decía que para escribir entre el bancario y el banquero, siempre defenderé el bancario; entre el labrador y el latifundista, escribiré sobre el campesino y el MST-Movimiento de los Sin Tierras; y entre los judíos y palestinos, estaré escribiendo y defendiendo a los palestinos.

En 1978, Fausto Wolff estuvo en el Líbano y entrevistó al líder Yasser Arafat, de la Organización de la Liberación de Palestina. Con Fernando Morales visitaron los campos de refugiados. Cuando volvió, publicó el libro 'Los palestinos: Judíos de la tercera. "Guerra Mundial", comenzó la persecución de los sionistas contra Fausto Wolff. No conseguía empleo en los grandes periódicos. Él decía que estos dirigentes israelíes quieren un holocausto glorioso contra los palestinos. Es una vergüenza por parte del militarismo judío, por parte de lo que sucedió durante la Segunda Guerra Mundial, es decir, de ellos dejar de matarse de esa manera. Creo que reaccionan contra el enemigo equivocado. Los judíos en vez de continuar con el odio de los alemanes, siempre transfirieron su odio contra los árabes, principalmente con la comunidad palestina.

Fausto Wolff siempre escribió sus artículos criticando las actitudes belicitas israelíes, apoyadas por Estados Unidos. Fue el eterno defensor de los derechos de los palestinos a vivir en sus tierras y no como refugiados sufriendo constantes ataques israelíes. La izquierda israelí y los judíos que viven fuera de Israel no quieren. Tratan el conflicto como si fuera un partido de fútbol, en el que torren para su equipo. En guerra se tuerce por quien tiene razón y la razón está al lado de los palestinos, decía Fausto Wolff.

El periodista estaba irritado cuando los enemigos decían que era antisemita, y él respondía: nunca acepté el insulto de antisemita, pues no soy contra etnia alguna. Algunos de mis mejores amigos son judíos y antisionistas. Alberto Dines llegó a escribir un postfacio en un libro mío. ¿Siempre pregunté preguntando cómo grandes ídolos como Jesucristo, Karl Marx, Freud y Einstein, todos judíos, dirían de una figura como Ariel Sharon? Y la derecha brasileña llamaba a Fausto Wolff de relaciones públicas de Yasser Arafaf.

En el libro 'La prensa libre de Fausto Wolff' citó una parte del libro El apartheid de Israel, del judío brasileño Nathaniel Braia, donde decía: "La posesión de Sharon, a pesar de los crímenes contra los palestinos, ha permitido desnudar a los judíos y para el mundo entero la dimensión y la gravedad de la enfermedad embutida en la ideología que sirvió de base para la usurpación de Palestina. A través de Sharon podemos ver cómo la lógica promovida por esa ideología está llevando a la deformación ya la deshumanización de las instituciones de Israel -principalmente su Ejército - cada vez más profundas y peligrosas ".

Otro libro que el auténtico periodista Fausto Wolff recomendaba a sus lectores era el libro de Norman Finkelstein, 'La industria del holocausto', donde dice que los líderes sionistas se basan en la falsificación y la explotación del genocidio nazi para desviar las críticas Israel y su política indefendible ".

Fausto Wolff nunca se conformaba porque Israel no se convertía en una democracia con derechos y deberes iguales para todos donde habita una mayoría de ciudadanos que practica la religión judía, como en Brasil, donde la mayoría es católica, o como en Inglaterra, donde la mayoría es anglicana? Fausto creía que es la cuestión en la superficie, es tratada como una cuestión religiosa cuando, en realidad, involucra poder colonial, económico, político y la confiscación de reservas de agua y petróleo, así que -como la crónica de muerte anunciada- los Estados Estados Unidos comenzó a bombardear Irak.

El periodista con casi dos metros de altura y pesaba unos 120 kilos, siempre fue una fortaleza, pues en la dictadura militar, los agentes de la represión intentaron arrestarlo, pero no consiguieron porque era muy grande, y necesitaba varios hombres para sostenerlo . Fausto nunca se curvó como dijo en el velorio el presidente del Partido Comunista Brasileño Ivan Pinheiro, y el periodista Mário Augusto Jakobskind que recordó los encuentros del amigo en Cuba, donde él cantaba La Internacional, su música preferida de los revolucionarios.

En los últimos tres años, Fausto Wolff mantuvo la columna diaria más leída en el Jornal do Brasil. En octubre de 2005, Fausto escribió dos artículos que incomodó a la comunidad judía, y se quejó con la dirección del periódico, alegando que Fausto Wolff había arrojado más leña en la hoguera, llamando a los gobernantes de Israel de nazis, asesinos crueles, y difamando de forma grosera Ariel Sharon. En un artículo, Fausto decía: "Se tiene la impresión de que los protagonistas de esos crímenes, de esos asesinatos, de esas violaciones - víctimas y verdugos - viven en otro mundo y cuando se acerca a nosotros pueden ser fácilmente identificables como ciudadanos de segunda categoría, tal que los judíos eran para los nazis y los palestinos son hoy en día para los judíos ".

Durante el velatorio de Fausto Wolff, hablé en nombre del Comité de Palestina Viva Intifada, agradeciendo directamente a mi lado el propietario del Jornal do Brasil Nelson Tanure por haber resistido las presiones de la comunidad judía y no haber despedido al periodista de su redacción, pues Fausto fue la única voz en la prensa brasileña que siempre defendió la causa palestina. Fue un periodista que honró a la clase de periodistas brasileños, que siempre estuvo al lado de los ofendidos y humillados, denunciando las injusticias y contrariando a los poderosos.

 "Conocí a Fausto a principios de los años 80 siendo que antes lo acompañaba en la edición semanal del Pasquim on de él escribía una columna.

En el caso de que se trate de una de las más importantes,

Desde su fundación en febrero de 2002 hasta la fecha de su muerte.

Siempre habíamos largos papeles por teléfono o en mis idas o pasajes por Río de Janeiro y compartía aquel sentimiento de que el periodismo es la defensa de los débiles y oprimidos y el resto es perfumería.

Patria Latina con casi 17 años de vida. "Tiene en su equipo varios Fausto Wolff y con todos ellos, seguiremos firme y fuerte siguiendo fielmente el estilo de periodismo del gran Fausto Wolff." (Valter Xéu)

 Sergio Caldieri - Periodista, escritor y vicepresidente del Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Río de Janeiro-SJPERJ
Zona de los archivos adjuntos
 │Diario Al-Qods Libération صحيفة القدس ليبراسيون - Toda la actualidad y el análisis sobre Medio Oriente y el mundo. - www.palestinaliberation.com - ISSN 2591-6033 Global Intellectual Property Registry Nº: 1 607138 370884 All rights reserved ©2016|│
Share on Google Plus

About Editor

Envia tu email y recibe las noticias todos los dias del diario Al-Qods Libération:

FeedBurner