Edition Française / الطبعة العربية

Las extorsiones de Estados Unidos siguen alimentando los crímenes de guerra israelí

│Palestina Libération│OPINION / Suhail Hani Daher Akel.- La política pro sionista-israelí de Estados Unidos en los últimos 69 años de la ocupación a Palestina fortaleció económica y militarmente a Israel para apropiarse del territorio palestino y someter a su pueblo.

 El 22 de diciembre de 1987, poco después de comenzar la ‘Intifada de las piedras’ contra la ocupación (9/12/1987), el presidente estadounidense Ronald Reagan firmó y promulgó el cierre de la Misión de la OLP ante la ONU en New York, expresando: “se prohíbe...establecer o mantener una sede en la jurisdicción de los EEUU bajo la dirección de la OLP...”. la ferocidad americana fue rechazada por 148 votos en la ONU, aunque EEUU mantuvo su política de bloqueo. Más allá de la postura de su padre, el presidente George Walker Bush (h), jamás aceptó entrevistarse con el presidente Yasser Arafat y silenció el bloqueo militar a la sede presidencial de Arafat en 2001.

Según el fallecido periodista y confidente del premier Ariel Sharon, luego de la muerte del premier, redactó en su libro: “hubo una conversación que Sharon tenía con el presidente Bush y Sharon que aparentemente pidió permiso para matar a Arafat, Bush se la concedió con la condición de que se hiciera en silencio bajo la mesa” ‘Ariel Sharon, Entretiens intimes avec Uri Dan (Ariel Sharon, Conversaciones íntimas con Uri Dan)’.

 Más allá de los relativos avances los presidentes William Jefferson Clinton y Barack Hussein Obama, en su farsante juego de búsqueda de paz que adormecieron los oídos de los líderes palestinos, Estados Unidos cercó todos los avances palestinos a niveles políticos, diplomáticos, de resistencia popular y se opusieron a cualquier intento de independizar sus territorios ocupados. Los antecedentes anti-palestinos de las distintas administraciones, no fueron las excepciones para el actual presidente Donald Trump, al tomar el pasado fin de semana, la decisión del Departamento de Estado de no renovar la certificación de la representación de la OLP en Washington, considerada como el cierre de la misión palestina, en represalia por algunas declaraciones del frágil liderazgo palestino al intentar denunciar a los referentes del gobierno israelí en la Corte Penal Internacional por ‘crímenes de guerra’.

 Para ganar a la defraudada calle palestina. El pasado martes 21, el canciller de la ANP, Riyad al-Maliki, aseguró que “congeló sus vínculos con el consulado estadounidense en Jerusalem y los funcionarios de ese país que visiten la Ribera Occidental”.

En controversia, la portavoz del departamento de Estado, Heather Nauert, el mismo martes, salió al cruce y dijo en conferencia de prensa que “las comunicaciones con la ANP no estaban congeladas. Hasta donde yo sé, las oficinas (de la OLP) están abiertas y funcionando en este momento”.

 En tanto, una fuente acreditada ante la Casa Blanca, a modo de extorsión dijo: “el futuro de la oficina de la OLP se vería en un plazo de 90 días, durante los cuales deberán convencer al presidente Donald Trump, su compromiso en negociaciones directas y serias con Israel”. Estados Unidos tiene alianzas indestructibles con Israel. Seguir apoyándose en ellos es vano. La solución de la tragedia palestina la tiene que dar la ONU, responsable de la partición.

La ANP definitivamente debe llamar a elecciones presidenciales y legislativas, y no esperar hasta finales de 2018 para las mismas. El recambio del presidente de facto Mahmoud Abbas, corta el servilismo. Una nueva administración popular es necesaria para poner fin a la ocupación sionista y denunciar por ‘crímenes de guerra’ a los líderes israelíes para ser juzgados internacionalmente. │Diario Palestina Libération صحيفة فلسطين ليبراسيون - Global Intellectual Property Registry Nº: 1 607138 370884 All rights reserved ©2016| RPL Radio Palestina Libération - إذاعة فلسطين ليبراسيون │
Share on Google Plus

About Editor

Envia tu email y recibe las noticias todos los dias del diario Palestina Libération:

FeedBurner