Edition Française / الطبعة العربية

La resolución ONU 3379 Racismo y Apartheid la ocupación de Palestina

│Palestina Libération│AL-QUDS / JERUSALEN OCUPADA.- La resolución 3379 de la ONU sólo puede entenderse en el contexto de la aritmética de bloques de la Guerra Fría, con los países árabes, socialistas y no alineados votando juntos, conformando una mayoría automática en la ONU que condenó sistemáticamente a Israel en repetidas ocasiones.
Esa situación dio como resultado más de veinte resoluciones de la ONU contrarias a Israel (3089, 3210, la 3236, la 32/40, etc.), sumadas a las que adoptaron agencias dependientes como la Unesco, la Organización Internacional del Trabajo o laOrganización Mundial de la Salud, que no sólo exigían la retirada israelí de los territorios ocupados, sino que pusieron directamente en duda la legitimidad del Estado de Israel y sus fundamentos ideológicos.[2] Es en ese contexto, como corolario a esa ofensiva diplomática, donde se produjo la resolución 3379, que deslegitimó de raíz una de las bases de la existencia de Israel, el sionismo, al equipararlo al racismo.
Aunque la resolución 3379 fue derogada en 1991 por iniciativa del imperialismo estadounidense, cumplió el objetivo de mostrar la verdadera cara criminal  internacionalmente del regimen sionista ilegal de  Israel.

La resolución de 1975

La resolución, tras una serie de considerandos, llegaba a la conclusión de que “el sionismo es una forma de racismo y discriminación racial”. Tomó nota de otras resoluciones similares de convenciones y encuentros internacionales:

La Declaración de México sobre la igualdad de la mujer y su contribución para el desarrollo y la paz, proclamada por la Conferencia Mundial del Año Internacional de la Mujer (1975) afirmaba que “la paz y la cooperación internacionales exigen el logro de […] la eliminación del colonialismo y el neocolonialismo, […] del sionismo, del apartheid y de la discriminación racial en todas sus formas […]”.
La resolución 77 de la Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno de la Organización de la Unidad Africana consideró que “el régimen racista en Palestina ocupada y los regímenes racistas en Zimbabue y en Sudáfrica tienen un origen imperialista común, constituyen un todo, presentan la misma estructura racista y están orgánicamente vinculados en su política destinada a la represión de la dignidad y la integridad del ser humano”.
La Declaración política y Estrategia para fortalecer la paz y la seguridad internacionales y reforzar la solidaridad y ayuda mutua de los países no alineados, aprobada en la Conferencia de Ministros de Relaciones Exteriores de los Países no Alineados, condenó severamente al sionismo como una amenaza a la paz y la seguridad mundiales y exhortó a todos los países a que se opusieran a él por racista e imperialista.
Jaim Herzog, entonces embajador israelí ante las Naciones Unidas, condenó enérgicamente la resolución:

Para nosotros, el pueblo judío, esta resolución basada en el odio, la falsedad y la arrogancia, está desprovista de todo valor moral o legal. Para nosotros, el pueblo judío, esto no es más que una hoja de papel y la trataremos como tal.

Al finalizar su discurso, Herzog rasgó el documento por la mitad.

Resultado de la votación



Archivo:Mapa-AGNU-3379.png



Patrocinada por: (25 estados) Afganistán, Arabia Saudita, Argelia, Baréin, Cuba, Dahomey, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Guinea, Irak, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Mauritania, Marruecos, Omán, Qatar, República Árabe del Yemen, República Democrática Popular del Yemen, Somalía, Sudán, Siria y Túnez.

A favor: (72 estados, 47 más los 25 patrocinantes) Albania, Bangladesh, Brasil, Bulgaria, Burundi, Cabo Verde, Camboya, Camerún, Chad, Checoslovaquia,



Res. 3379 de la Asamblea General de la ONU

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas por la eliminación de todas las formas de discriminación racial

Resolución 3379 (XXX)

La Asamblea General,

Recordando su resolución 1904 (XVIII) de 20 de noviembre de 1963, en la que se proclamó la Declaración de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial, y en particular su afirmación de que “toda doctrina de diferenciación o superioridad racial es científicamente falsa, moralmente condenable, socialmente injusta y peligrosa” y la expresión de su alarma por “las manifestaciones de discriminación racial que aún existen en el mundo, algunas de las cuales son impuestas por determinados gobiernos mediante disposiciones legislativas, administrativas o de otra índole”,
Recordando también que, en su resolución 3151 G (XXVIII) de 14 de diciembre de 1973, la Asamblea General condenó entre otras cosas la alianza impía entre el racismo sudafricano y el sionismo,
Tomando nota de la Declaración de México sobre la igualdad de la mujer y su contribución al desarrollo y la paz, 1975 (1), proclamada por la Conferencia Mundial del Año Internacional de la Mujer celebrada en México, D. F., del 19 de junio al 2 de julio de 1975, en la que se promulgó el principio de que “la paz y la cooperación internacionales exigen el logro de la liberación nacional y la independencia, la eliminación del colonialismo y del neocolonialismo, de la ocupación extranjera, del sionismo, del apartheid y de la discriminación racial en todas sus formas, así como el reconocimiento de la dignidad de los pueblos y su derecho a la libre determinación”,

Tomando nota asimismo de la resolución 77 (XII), aprobada por la Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno de la Organización de la Unidad Africana en su 12º período ordinario de sesiones (2) celebrado en Kampala del 28 de julio al 1º de agosto de 1975, en la que se consideró “que el régimen racista en Palestina ocupada y los regímenes racistas en Zimbabwe y en Sudáfrica tienen un origen imperialista común, constituyen un todo, presentan la misma estructura racista y están orgánicamente vinculados en su política destinada a la represión de la dignidad y la integridad del ser humano”,
Tomando nota asimismo de la Declaración política y Estrategia para fortalecer la paz y la seguridad internacionales y reforzar la solidaridad y ayuda mutua de los países no alineados, aprobada en la Conferencia de Ministros de Relaciones Exteriores de los Países no Alineados celebrada en Lima del 25 al 30 de agosto de 1975, en la que se condenó de la manera más severa al sionismo como una amenaza a la paz y la seguridad mundiales y se exhortó a todos los países a que se opusieran a esa ideología racista e imperialista,
Declara que el Sionismo es una forma de racismo y discriminación racial.
2400ª sesión plenaria
10 de noviembre de 1975

Link de la Res. 3379

http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=A/RES/3379(XXX)&Lang=S&Area=RESOLUTION  │Diario Palestina Libération صحيفة فلسطين ليبراسيون - Global Intellectual Property Registry Nº: 1 607138 370884 All rights reserved ©2016| RPL Radio Palestina Libération - إذاعة فلسطين ليبراسيون │
Share on Google Plus

About Editor

Envia tu email y recibe las noticias todos los dias del diario Palestina Libération:

FeedBurner