الطبعة العربية

Colonos ilegales destruyeron el interior de la Iglesia San Esteban en Jerusalen

│Palestina Libération│OPINION / Suhail Hani Daher Akel.- Pasó una semana de una alevosa profanación sin un acorde rechazo y condena del Vaticano y del Papa Francisco.

Una semana sin la reacción apropiada en los medios de prensa internacionales, ni una cobertura propicia a semejante magnicidio contra la Iglesia San Esteban, ubicada en el complejo de Beit Jimal, un monasterio católico a cargo de los monjes salesianos en el distrito de Jerusalem ocupada, que incluye un cementerio que en 2016 sufrió la profanación de varias tumbas de cristianos palestinos.

La Iglesia está bajo la jurisdicción del Patriarcado Latino de Jerusalem. Fundamentalistas colonos judíos de los ilegales asentamientos que asfixian a Jerusalem, el pasado miércoles 20 de septiembre por la noche, tomaron por asalto la emblemática Iglesia San Esteban y rompieron las estatuas de Jesús, de la Virgen María, valiosos vitrales de cristales con la figura de Jesús bautizando al apóstol Juan. Durante la profanación a la iglesia los terroristas sionistas destrozaron parte del altar rompiendo el cáliz y pisoteando las eucaristías. Además de hacer sus desagradables necesidades.

 Monseñor Giacinto-Boulos Marcuzzo, el nuevo Vicario Patriarcal para Jerusalén y Palestina, no soslayo en denunciar que “el ataque fue realizado por algunos fanáticos. Con toda probabilidad, extremistas judíos...Los vándalos han hecho irrupción en el interior de la Iglesia y han destruido las cruces, la estatua de la Virgen y de Jesús, los cristales artísticos, además de los rostros de los santos”.

 Por su parte, el Consejo de Iglesias Católicas de Jerusalem, en un comunicado de condena responsabilizó a las autoridades israelíes y le exigió apresar a los responsables, expresando “Israel, con todas sus instituciones interesadas, deben castigar a quienes fueron responsables de tales actos. De otro modo, podría llevar fácilmente a consecuencias graves e impredecibles, que serían más inoportunas en el actual tenso clima religioso”. Breve reflejo que obliga a no quedarse en silencio frente a este brutal flagelo israelí contra el patrimonio milenario palestino. La Iglesia, fue construida en 1930 sobre las ruinas de una iglesia bizantina del siglo V en la aldea de Beit Jimal cercana a Beit Shemesh, fundada por los cananeos (antecesores de los palestinos) en Jerusalem.

La Iglesia lleva el nombre de San Esteban, en homenaje a uno de los siete diáconos elegidos por los apóstoles de la iglesia primitiva en Jerusalem, llamado Esteban y considerado mártir cristiano por haber enfrentado verbalmente al sanedrín del consejo hebreo que ocupaba Jerusalem bajo la tutela ocupacional del imperio romano a Palestina.

 Tras un supuesto juzgamiento en los relatos bíblicos, el sanedrín lo mando a lapidar con vida en Jerusalem en el año 34dC, apenas 32 años después de la crucifixión del palestino Jesús en Jerusalem. El mártir fue enterrado en Beit Jimal y luego trasladado a varios lugares en católicos y ortodoxos en la misma Jerusalem.

 Un nuevo hecho de violencia religiosa israelí contra los lugares sagrados de cristianos y musulmanes palestinos que el Vaticano, la ONU y la comunidad internacional, le baja los decibeles hasta llegar a silenciar estos crímenes de guerra sionistas. │Diario Palestina Libération صحيفة فلسطين ليبراسيون - Global Intellectual Property Registry Nº: 1 607138 370884 All rights reserved ©2016| RPL Radio Palestina Libération - إذاعة فلسطين ليبراسيون │
Share on Google Plus

About Editor

Envia tu email y recibe las noticias todos los dias del diario Palestina Libération:

FeedBurner