Edition Française / الطبعة العربية

El yerno de Trump, Jared, aseguró que las medidas de Israel en Al-Aqsa fueron razonables

│Palestina Libération│OPINION / Suhail Hani Daher Akel.- La soberbia plasmada en la personalidad de Jared Kushner, estadounidense judío, yerno del presidente Donald Trump, además, de ser un influyente donante de miles de dólares para el próspero desarrollo de los ilegales asentamientos de fanáticos colonos judíos asentados sobre los robados terrenos de civiles palestinos, pecó por omisión.


 Para Jared las medidas israelíes represivas en Al-Aqsa "fueron razonables Un audio revelado hoy viernes por la estadounidense ‘Wired Magazine’ sobre una grabación extraoficial de Jared, conversando con los becarios de la Casa Blanca el pasado lunes 31 de julio, resaltó los pensamientos personales del joven sionista Jared sobre el conflicto palestino-israelí, descollando: “no se ha logrado mucho en los últimos 40 0 50 años”, según lo aseveró Wired que tuvo acceso al audio que lo publicó en las redes. Jared, no es un personaje más que solo está casado con Ivanka Trump, sino es el principal asesor del presidente Donald y el puesto para las ‘supuestas’ negociaciones de paz.

De modo, que cada palabra mal ubicada mostraría la irresponsable actitud de Estados Unidos en sus dilatadas y poco eficientes conversaciones entre el ocupante y el ocupado palestino.

Una responsabilidad adquirida de la mano de Israel y de la infructuosa Naciones Unidas que no se atreve poner fin a la ocupación de 69 años y rever la Partición de Palestina de 1947. Parte de su charla política con los becarios fue abordar el tema del Cercano Oriente y como enfocar una salida diciendo: “¿Qué ofrecemos que sea único?”, se preguntó Jared, “estoy seguro de que todo el que ha intentado esto ha sido único en algún aspecto...Estamos pensando cuál es el estado final correcto. Estamos tratando de trabajar con las partes muy tranquilamente para ver si hay una solución”. Insensiblemente, habló de ‘tranquilamente’.

Cuando se trata de un pueblo, el palestino, que está masacrado diariamente y es víctima de la excesiva tranquilidad de la comunidad internacional que calla el Apartheid israelí. En su imparcialidad en el tema, Jared, un ex jugador de baloncesto en su colegio, casi a modo forzado, dijo “prometo trabajar para alcanzar una conclusión correcta en un futuro próximo. Pero puede que no haya solución, pero bien, es uno de los problemas que el presidente nos pidió que enfoquemos”. Aún más comprometido con Israel, les aseguró a los becarios sus dudas sobre si “un acuerdo de paz podría lograrse entre Israel y los palestinos (se abstuvo de nombrar Palestina) bajo los auspicios de Estados Unidos”.

A continuación, “lamento el tratamiento de la prensa con el premier israelí, Benjamín Netanyahu, un amigo de la familia que es conocido desde la infancia”. Más grotesco, poco diplomático y con más estirpe colonizador, Jared, al abordar el tema de las represivas y criminales medidas israelíes adoptadas en la explanada de Al-Aqsa, dijo que: “eran razonable”.

Sin importarle los 10 chicos palestinos asesinados y los casi 1600 heridos en 2 semanas y mucho menos la profanación de un sitio exclusivo del Islam. Jared, un relativo mediador, se reunió con Mahmoud Abbas, en la presidencia de Ramallah, sin relevancia más allá de las palmaditas en la espalda del servicial socio. Y, también lo hizo con Benjamín Netanyahu, ilegalmente en su oficina de Jerusalem.

Una reunión de amigos que poco interesaba la tragedia palestina. Jared y su familia de New Jersey son íntimos amigos de Netanyahu y él siempre recuerda cuando “tenía 17 años vino a la casa de mis padres y a la noche se quedó a dormir en mi dormitorio y tuve que ir a dormir al altillo, somos muy amigos”. │Diario Palestina Libération صحيفة فلسطين ليبراسيون - Global Intellectual Property Registry Nº: 1 607138 370884 All rights reserved ©2016|
Share on Google Plus

About Editor

Envia tu email y recibe las noticias todos los dias del diario Palestina Libération:

FeedBurner