Edition Française / الطبعة العربية

Entrevista Exclusiva con Pablo Jofre Leal sobre Palestina

│Palestina Libération│SANTIAGO DE CHILE.- Entrevista Exclusiva con el periodista y analista internacional Pablo Jofre Leal,  por Abu Faisal Sergio Tapia, director fundador del Diario Palestina Liberation, en su primer aniversario.



1.Palestina Libération: 
 A casi 50 años de la ocupación del territorio palestino por el régimen de ocupación israelí, cómo ve usted la actual situacion del pueblo palestino y su camino  hacia la liberación nacional de la patria palestina?

Es necesario hacer una precisión respecto al tema de la ocupación. El territorio palestino ha tenido un proceso de lenta y sostenida ocupación por parte de colonos extranjeros sionistas de origen europeo desde fines del siglo XIX, que se intensifica a partir de la Declaración Balfour y que tiene su punto culmine con la creación artificiosa de la entidad sionista en el me de mayo del año 1948 – teniendo como antecedente la partición de Palestina por parte de la naciente Organización de Naciones Unidas, que bajo la presión occidental, principalmente Estados Unidos, Francia e Inglaterra (donde el lobby sionista es más fuerte) aprobó la partición de un territorio donde la población judía era minoritaria y que aumentó su caudal a partir de procesos de colonización.

Por tanto, ese año 1948 marca un punto de inflexión en este proceso de ocupación apoderándose del 53% del territorio palestino, dotado de las mejores tierras de cultivo y los depósitos acuíferos. Esa zona del mapa ocupado por Israel es la palestina histórica cuyos pueblos, aldeas, su historia milenaria, su cultura ha ido progresivamente siendo eliminada por la ocupación sionista en una política que ha significado la Nakba – la catástrofe para palestina – que por centenares de miles fueron forzados a abandonar sus hogares en una política de terror y genocidio que no se conocía desde la Segunda Guerra Mundial

No contento con ello la entidad sionista, bajo la protección de Washington en todas su administraciones de gobierno y teniendo como avala el poderoso Comité de Asuntos Públicos Estadounidense - Israelí – AIPAC por sus siglas en inglés – siguió con una política exterior basada esencialmente en una ideología  colonialista, racista y criminal como es el sionismo, bajo la aspiración de conformar lo que denominan el Gran Israel que imaginariamente extiende sus fronteras por gran parte del levante mediterráneo ¡Aval para ello? El mito religioso de una tierra prometida y que hasta nuestros días ha generado innumerables guerras y agresiones.

Dicho esto, el año 1967 en la denominada Guerra de Junio las fuerzas sionistas bajo la excusa del ataque preventivo derrotan a ejércitos árabes apoderándose de la Península del Sinaí, de la Franja de Gaza, la Ribera Occidental y los Altos del Golán generando con ello un cambio en el mapa geopolítico de la región que ha significado, que hasta el día de hoy gran parte de esos territorios siga en manos del sionismo, a excepción del Sinaí devuelto a Egipto en base a un acuerdo con el gobierno del asesinado ex presidente
Anwar Sadat. Hoy, la Franja de Gaza es un territorio sitiado, sometido al encierro y la presión por parte de las fuerzas ocupantes la prisión abierta más grande del mundo. La Ribera Occidental está convertida en una tierra de bantustanes, con ciudades, pueblos y aldeas fragmentadas, divididas por un muro de 721 kilómetros construidos por el régimen de apartheid que se ha convertido Israel. Los Altos del Golán siguen sometidos a la ocupación del sionismo y desde el cual se apoya a las fuerzas terroristas que operan contra Siria.


En este marco la situación del pueblo palestino es dramática con escasas posibilidades de concretara su proceso de autodeterminación si continua la política de asentamientos judíos en la Ribera Occidental, si continua la ocupación criminal y  con plena impunidad de un régimen que denomino nacionalsionista pues aplica contra el pueblo palestino las mismas técnicas de dominio que solían ocupar los nazis durante su periodo de dominio. El camino de la liberación debe contar con el uso de todas las formas de lucha. Ha quedado comprobado que los Acuerdos de Oslo (y con ello la idea de una salida negociada) ha sido un fracaso, más bien un engaño y que ha significado seguir perdiendo tierras, seguir soportando crímenes y ocupación cada día más brutal.

Hay que usar la campaña del Boicot, Desinversión y sanciones contra la entidad sionista, sumar a la comunidad internacional a gobiernos y sociedades para aplicar un bloqueo a un Israel que sigue gozando del  aval de su padre putativo como lo es Estados Unidos y del cual cuneta con todas las prerrogativas y dádivas políticas, diplomáticas y  militares. La resistencia debe ser diaria, continua. Por ello es plenamente legítimo todo tipo de ataques contra el ejército de ocupación y los colonos extremistas que en número de 650 mil ocupan los territorios palestinos.

Los lectores deberían hacerse la siguiente pregunta ¿En qué escenario puede un pueblo aceptar mansamente que su tierra sea regalada a colonos impulsados por un sionismo con sede en Londres y París, financiados en la compra de tierra por el Fondo Nacional Judío – creada en 1901 en Basilea, Suiza –  y posteriormente protegidos por bandas armadas como la Haganá e Irgún? Y esa pregunta tiene evidente actualidad cuando resulta impensable aceptar hoy, en pleno 2017, setenta años después de la Resolución 181, que el pueblo palestino siga sometido al arbitrio, a la ocupación, al robo de su riquezas, al expolio de su acervo cultural e histórico, a la fragmentación de su territorio, a la violación de sus derechos humanos, al asesinato de sus jóvenes y niños. ¿podría usted lector aceptar mansamente estos crímenes?

Por tanto, toda resistencia a esa realidad es legítima y un deber. Como también es legítimo, necesario y fundamental que el Eje de la resistencia de un claro apoyo y sostén a la lucha del pueblo palestino. Dotarlos de apoyo político pero también material con el cual combatir al ocupante: apoyo en foros internacionales pero también con armas con la cual combatir al invasor. Denuncias en el plano internacional pero también cercar las fronteras de la Palestina histórica y demostrarle al sionismo que no se aceptará más crímenes, ya sea contra palestinos, sirios,  libaneses o iraquíes entre otros.  Al mismo tiempo de intensificar los llamados para que los pueblos de los países árabes depongan a sus gobiernos corruptos y criminales, sus monarquías feudales que han entregado a sus pueblos a la codicia y ambiciones occidentales a partir de la conjunción de tres ideologías criminales como nunca antes vista en el mundo: imperialismo, sionismo y wahabismo. Hay mucho que hacer por lograr la definitiva liberación de Palestina y parte de ello es que desaparezca todo rastro del sionismo. La paz en la región implica la eliminación de esta ideología criminal.

 2.Palestina Libération: 
 Como observa las distintas resoluciones de la comunidad internacional que condena al régimen de ocupación israelí, pero no son efectivas, son solo papel mojado, puras palabras al viento?

Efectivamente todas y cada una de las resoluciones de la comunidad internacional son letra muerta, letras al viento, papel mojado. Ninguna de ellas ha sido cumplida por Israel y no lo será pues es una entidad donde la impunidad es parte de su acervo. Por ejemplo, la denominada solución de los “Dos Estados” es un invento sionista, una línea de trabajo impuesta  contra los intereses del pueblo palestino, que ha sido engañado, desde que las Naciones Unidas, mediante la Resolución N° 181 del 29 noviembre del año 1947 recomendó la partición de Palestina entre una entidad sionista, un Estado Palestino y la ciudad de Al Quds – Jerusalén – bajo control internacional. Resolución que está a punto de cumplir 70 años y sin embargo surge la pregunta ¿existe un estado Palestino?

Han sido múltiples las resoluciones desde el seno de las Naciones Unidas y sus organismos dependientes como por ejemplo la UNESCO que han llamado no sólo a exigir la retirada de los territorios ocupados como es el caso de la Resolución N°242 del año 1967, sino también todas aquellas que llaman a derribar el muro de la vergüenza, a desmantelar los asentamientos, a no seguir construyendo más colonias en la Ribera Occidental. A no seguir excavando bajo la explanada de las Mezquitas, no construir túneles, que comuniquen los asentamientos judíos con Al Quds Este, a no seguir impidiendo el libre tránsito de el pueblo palestino por su territorio  ¿se ha cumplido alguna de estas exigencias? Pues no, y no se hará pues no estamos frente a una entidad que le interese el respeto al orden internacional, las leyes y la democracia. Hablamos de un régimen cuyos ejes de acción son el colonialismo, el racismo y el crimen para conseguir sus objetivos y consolidar los ya conseguidos.

En diciembre del año 2016, a pesar de las presiones ejercidas por el presidente (en ese momento electo estadounidense) Donald Trump y el primer ministro israelí Benyamin Netanyahu, junto al lobby de AIPAC; el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la Resolución N° 2334, con la coautoría de Nueva Zelanda, Malasia, Venezuela y Senegal, en contra de los asentamientos de colonos judíos en territorios de la Ribera Occidental.

La resolución N°2334 es la primera referente a la ocupación israelí de las tierras palestinas después de ocho años. Con ella se condena la conducta violatoria del derecho internacional por parte de Israel. Aprobada por 14 votos a favor y una abstención – la de Estados Unidos – esta resolución consigna que la presencia de Israel y sus fuerzas ocupantes en la Ribera Occidental y en Al-Quds (Jerusalén) supone una “violación del derecho internacional y una grave obstáculo para solucionar el conflicto, a través de la creación de dos Estados”.

Esta Resolución reafirma la ilegalidad de los asentamientos israelíes en los territorios palestinos ocupados, incluida Jerusalén oriental y reitera la exigencia de que Israel ponga fin de inmediato y por completo a todas sus actividades de ese tipo. Con esta Resolución se da a conocer que no se reconocerá ningún cambio a las fronteras acordadas en 1967, lo que incluye a Jerusalén. 
La Disposición N°2334 del Consejo de Seguridad debería ser cumplida, ese es el ideal pero, para ello, se requiere firmeza de la Autoridad nacional Palestina, más sometida a presiones internas – y al chantaje israelí - que a la necesidad de exigir, por ejemplo, que la serie de asentamientos que rodean a Al Quds, como el de East Talpiot,  Pisgat Ze’ev, Gilo, Neve Yaakov, además de la siempre creciente Colonia de Maa´ ale adumin dejen de ampliarse mientras se discute su destrucción y salida de esos 300 mil colonos que irrumpieron en Al Quds Este y en barrios del casco antiguo como Silwan, Shuafat, Bein Hanina,  Wadi Hilwe Haman al Ain, Al Bustan. Como también dar los pasos para la salida de los 350 mil ocupantes extremistas que ocupan tierras palestinas en Al Jalil – Hebrón – Nablus, Jericó en el valle del Aghwar – Jordan

Es, sin duda, una tarea compleja, pero es un deber moral, político de sobrevivencia para el pueblo palestino el ejecutarla. Sacar a esos colonos que están  protegidos por un Ejército de ocupación y exterminio al estilo de las SS hitlerianas, que violan la legislación internacional, que ocupan cada pulgada de las más ricas y fértiles tierras palestinas, en asentamientos que no respetan ni siquiera las fronteras establecidas a golpe de complicidad de los organismos internacionales y los aliados de Israel. Colonos que se confunden con el ejército sin existir una distinción precisa pues muchos colonos son oficiales o miembros del Ejército Sionista y son miles los oficiales que viven en los asentamientos en los territorios palestinos.

Israel no respeta la legalidad internacional, hace caso omiso de las resoluciones de las Naciones Unidas, se burla del derecho internacional, comete crímenes de guerra y de lesa humanidad. Destruye patrimonio histórico palestino, viola los derechos humanos día a día, asesina a mansalva y sin embargo aquellos que tanto vociferan respecto a la defensa de los derechos humanos en Venezuela, en Cuba o en cualquier país que no es parte del coro de amigo del imperialismo, del sionismo y el wahabismo, esas potencias encabezadas por Estados Unidos avalan esta política criminal sionistas y sus violaciones. No hay sanciones, no hay bloqueos, no hay zonas de exclusión aérea, no hay embargo económico ni congelar activos de los criminales sionistas, sean estos políticos, militares o ideólogos. La hipocresía en este plano es vergonzosa y por ello la entidad sionista con su práctica criminal queda impune frente a cada incumplimiento. Eso debe cesar, Israel debe pagar cada uno de sus crímenes, cada uno de sus asesinatos y sus robos. Sus ocupaciones y desprecio a la vida de millones de personas.



3.Palestina Libération: 
 Usted que cree cuales serian las medidas concretas que debería realizar la comunidad internacional para frenar los crímenes del gobierno israelí contra el pueblo palestino y terminar la ocupación?

Lo he sostenido en cuanto artículo, conferencia o entrevista he concedió sobre el tema. La comunidad internacional, la Organización de las Naciones Unidas, su propio Consejo de seguridad, aquellos que como ciudadanos aspiramos al cumplimiento de las leyes internacionales. La Autoridad nacional Palestina, Hamas, los gobiernos y sociedades que están con el pueblo palestino debemos exigir el cumplimiento de todas y cada una de las resoluciones y determinaciones,  que dan cuenta de la ocupación y de los crímenes cometidos por Israel. Si ello no se ejecuta entonces aplicar las medidas que el propio derecho internacional nos otorga ante el incumplimiento de un mandato internacional exige. El Consejo de Seguridad de la ONU debe tomar medidas concretas, incluso amenazar con sanciones selectivas, que pueden ser políticas, diplomáticas, económicas, militares. El recurso a las sanciones, previsto explícitamente por el artículo 41 de la Carta de las Naciones Unidas , permite al Consejo de Seguridad pedir a los Estados miembros que apliquen medidas coercitivas con el fin de hacer efectivas sus decisiones y contribuir de este modo al mantenimiento de la paz y de la seguridad internacionales. Los diversos regímenes de sanciones adoptados por el Consejo pueden equipararse a instrumentos políticos destinados a velar por el mantenimiento de la paz y la seguridad.
La Carta de las Naciones Unidas ha creado lo que denomina un sistema de seguridad colectiva, que está recogida en su Capítulo N° VII y que es administrado, centralizadamente por el Consejo de Seguridad – definido como el órgano principal de la organización según el artículo 7o. de la Carta. En vista de la necesidad de cumplir el cometido esencial, el cual es velar por el  mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, este Consejo puede adoptar las siguientes medidas: Primero, medidas que no implican el uso de la fuerza, lo que usualmente se denominan sanciones, contempladas en los artículos 40 y 41 de la Carta de las Naciones Unidas. Segundo, medidas que implican uso de la fuerza, que están consignadas en los artículos 42 y siguientes de la Carta). Tercero, otras medidas, que si bien no se desprenden de manera explícita en la carta de la ONU, si se han constituido a partir de la práctica que el propio CSNU ha utilizado en la exigencia de resoluciones como ha sido en el caso de Serbia, Libia, Irak, Siria. Esto último, a través de un papel similar al que cumpliría un legislador, por ejemplo, con la adopción de acciones contra el terrorismo y la creación de tribunales penales ad hoc frente a acusaciones de crímenes de guerra y lesa humanidad.
El CSNU tiene experiencia a la hora de ejercer las sanciones cuando los miembros de la ONU no cumplen las determinaciones del ente multinacional y en este caso es muy probable que Israel se niegue a cumplirlas. Ya lo ha declarado y por tanto la parálisis no puede ser el curso de acción. Las sanciones suelen ser estandarizadas, como embargos de armas y bienes sensibles, la prohibición de viajar a sus cargos políticos, militares y empresariales, congelación de activos. Esto, de tal forma de privar al violador de sus medios de acción de sus recursos y ejercer presión para cooperar en el proceso de solución de un conflicto en el cual es parte. Para ello el CSNU debe crear un Comité de sanciones acompañado de un grupo de expertos para garantizar la aplicación efectiva de las sanciones por los Estados miembros de las Naciones Unidas.
 Si ello no es posible, como no lo ha sido entonces hay que trabajar por destruir a esta entidad artificial de forma tal que todas las formas de lucha sean posibles de aplicar. Aquel que se cree especial, que incumple las determinaciones internacionales. Aquel que se cree pueblo elegido y con justifica crímenes contra la humanidad no merece consideración alguna. Contra este tipo de entidades criminales se debe dejar caer todo el peso de la lucha de los pueblos y reitero que en este plano el Eje de la Resistencia cumple un papel esencial de tal forma que no baste con dar una lección a esta entidad criminal llamada régimen de Israel, sino que obligarla a someterse a lo que la propia comunidad internacional la ha llamado, si esto no es así su desaparición debe ser un imperativo.
  
4.Palestina Libération: 
Cuál cree que es el camino de la liberación del pueblo palestino y terminar con la ocupación sionista?

Creo que esta la he contestado anteriormente

5.Palestina Libération: 
 El diario Palestina Libération, cumple un año, cual es su reflexion, su mensaje para nuestros lectores?

Lo primero es felicitar este tipo de iniciativas, fundamentales, necesarias y una obligación de todo luchador en materia de mostrar otro camino, otra forma de ver, analizar y concluir sobre los acontecimientos y los procesos políticos internacionales vinculados al pueblo palestino y su lucha. Palestina Liberation cumple un papel de estandarte, junto a otros medios que salen de esta homogeneidad en que los pderes hegemónicos y sus grandes medios de comunicación internacionales nos han sumergido. Bajo un sueño embrutecedor, bajo el marasmo de la mediocridad y del sometimiento.

Palestina Liberation no sólo cumplirá este primer aniversario sino que muchos más porque somos muchos más los que aspiramos a un cambio radical en el cual la lucha del pueblo palestino es visualizada desde el punto de vista político-comunicacional. Palestina Liberation, donde tengo el honor de ser parte del equipo de invitados internacionales es un medio independiente de noticias palestinas, con el enorme objetivo de informar y denunciar al régimen israelí que comete crímenes contra niños, mujeres y hombres palestinos. Esa es una misión honrosa, noble, valiente, en un mundo donde el mensaje suele ser único, al igual que el pensamiento, voces disonantes, voces fuertes en un mar de mudos es fundamental. Un gran abrazo a mis hermanos de Palestina Liberation en este primer aniversario.

│Diario Palestina Libération صحيفة فلسطين ليبراسيون - Global Intellectual Property Registry Nº: 1 607138 370884 All rights reserved ©2016|
Share on Google Plus

About Editor

Envia tu email y recibe las noticias todos los dias del diario Palestina Libération:

FeedBurner