Edition Française / الطبعة العربية

Entrevista Exclusiva con Alejandra Loucau sobre Palestina

│Palestina Libération│BUENOS AIRES / ARGENTINA.- Entrevista Exclusiva con la experta en politica internacional Alejandra Loucau destacada analista mundial en RT, CNN, TelesurTV, entre otros medios por Abu Faisal Sergio Tapia, director fundador del Diario Palestina Liberation, en su primer aniversario.


Palestina Libération: A casi años de la ocupación del territorio palestino por el régimen de ocupación israelí, ¿cómo ve usted la actual situación del pueblo palestino y su camino hacia la liberación nacional de la patria palestina?

La situación que atraviesa el pueblo palestino es desesperante. La ocupación que ejerce el Estado de Israel sobre su territorio, el sometimiento y la segregación que el mismo promueve hacia sus habitantes, negándole sus derechos humanos más básicos, constituyen uno de los crímenes de Estado más aberrantes del mundo contemporáneo. Hoy, casi medio siglo después de que Israel estableciera su Estado en tierras palestinas, la situación no hace más que agravarse.

La ocupación continúa avanzando. Israel sigue incentivando el arribo de inmigrantes judíos, autorizando a su vez la construcción de nuevos asentamientos. Su administraciónno duda en avanzar con la colonización del territorio, a costa de la demolición de viviendas palestinas. Se estima que el Ejército ha destruido más de 48.000 casas desde la Guerra de los Seis Días (1967)forzando el traslado de sus habitantes.

La situación humanitaria es cada vez peor: Gaza, en el centro de la escena.Desde un principio, esta porción de territorio fue privada de electricidad durante 8 horas al día, luego 12, mientras queactualmente el nivel ha aumentado de tal manera que los 2 millones de gazatíes tienen electricidad poco más de 2 horas al día. La mayoría de las familias sólo recibe agua entre 6 y 8 horas una vez cada cuatro días, debido a los problemas energéticos, mientras que las plantas desalinizadoras operan al 15% de su capacidad. Los problemas de suministro han derivado también en el vertido diario al Mediterráneo de 108 millones de litros de residuos sin tratar.

Tal panorama se explica en que, desde hace una década, Israel con la colaboración de Egipto, impone un bloqueo sobre la Franja. El mismo impide el desplazamiento de personas hacia y desde Gaza (sí, como una cárcel) y prohíbe la exportación e importación de bienes. Los pescadores no pueden salir a pescar, ya que los buques militares israelíes los devuelven a las costas. La escasez de alimentos es creciente.
La situación represiva protege el estado de opresión. Sólo por mencionar algunos datos, existen actualmente 6.500 presos palestinos en cárceles israelíes, cuya mayoría jamás ha tocado un arma. Alrededor de 700 niños son juzgados cada año por tribunales militares y 300 permanecen privados de su libertad, por “crímenes” que van desde insultar a un militar hasta tirar piedras contra los tanques que recorren las barriadas populares.

Estos son algunos ejemplos de las terribles violaciones que sufren los palestinos a manos del régimen israelí. La situación actual es quizás la peor y más desesperante desde la creación del Estado de Israel. Un informe de la ONU concluyó que, dentro de 2 años y medio, para 2020, la Franja de Gaza ya no será habitable.

El camino a la liberación nacional de Palestina parece minado por el retraimiento, las terribles condiciones de vida y el punto muerto al cual han llegado las negociaciones que buscan el establecimiento de un Estado palestino independiente. La condena internacional no pasa de la retórica de unos pocos políticos y la impunidad con la que cuenta el gobierno israelí para perpetuar las condiciones inhumanas hacia el pueblo palestino. Tal estado de situación no parece que fuera a modificarse en el mediano plazo.

Las direcciones políticas no han demostrado efectividad en su estrategia de lucha contra el sometimiento impuesto por el Estado israelí. Durante las últimas décadas, los resultados de las distintas políticas desarrolladas por la resistencia palestina han variado pero, en los últimos años, la política colaboracionista por un lado y el aislamiento, por el otro, parecen haber copado las perspectivas impidiendo derivaciones exitosas. 

Palestina Libération: ¿Cómo observa las distintas resoluciones de la comunidad internacional que condena al régimen de ocupaciónisraelí, pero no son efectivas, son solo papel mojado, puras palabras al viento?

La condena internacional por parte de algunos gobiernos y organismos internacionales ha crecido en importancia. No obstante, a esta altura, la misma resulta ineficaz e inconducente. Durante los últimos años del gobierno de Obama y, a partir de las diferencias manifiestas que comenzó a tener su gobierno con la administración israelí comandada por Benjamin Netayahu, se aliviaron las presiones sobre la comunidad internacional para unaobligada posición de“silencio cómplice”, ejercida con devoción por la mayoría de los mandatarios durante décadas. Hay que destacar que el poderío del Estado de Israel constituye un producto directo del sostén político-económico-militar­ que le brinda Estados Unidos que, a su vez, lo utiliza como enclave estratégico para el desarrollo de su política imperialista en la región.

Lamentablemente, el gobierno de Obama, menos preocupado por el sufrimiento de los palestinos y más conmovido por los millones que el lobby sionista aporta a las distintas alas políticas que desfilan por la Casa Blanca, no pasó de la endeble retórica indirecta y algunas medidas simbólicas en los albores de su mandato. Ahora, con el obsceno contubernio político entre la Administración Trump y el régimen israelí ya no hay lugar siquiera para la declamación.
A pesar de las variaciones de la política simbólica, el padecimiento de los palestinos nunca disminuyó. Cuando un presidente x, la ONU (más bien un sector minoritario e inestable dentro de esta organización), Amnistía Internacional o la más humanitaria de las organizaciones “declararon”, “condenaron” o “exigieron” parar el genocidio israelí, sólo se hizo más evidente la impunidad.

Tampoco parece que la gravedad de la situación humanitaria en Gaza modifique la política colaboracionista con la administración israelíy divisionista con Hamas, que viene practicando el gobierno de Abbas. Si bien Hamas constituye el movimiento político dominante en la Franja de Gaza, es el gobierno dirigido por Fatah el único interlocutor internacional que tiene el pueblo palestino.

Palestina Libération: Usted que cree ¿cuales serían las medidas concretas que debería realizar la comunidad internacional para frenar los crímenes del gobierno israelí contra el pueblo palestino y terminar la ocupación?

Muchos presidentes progresistas o liberales han denunciado las prácticas de apartheid que emplea el gobierno israelí hacia la población palestina. Varios incluso han llevado sus posiciones oficiales a la práctica cortado lazos comerciales con Israel. No obstante, es el apoyo económico, político y militar que brinda Estados Unidos el puntal principal para el sostenimiento de Israel como Estado. Dicha alianza trae a este último todos los beneficios de ser un protegido por la principal potencia del mundo. No sólo la relación comercial con Estados Unidos sino con todos sus aliados, permiten una larga vida al régimen israelí.
Si los presidentes de la mayoría de los países del mundo decidieran cortar relaciones de todo tipo con el gobierno de Israel, su gobierno estaría forzado a revertir su política o a ceder ante las exigencias planteadas por el pueblo palestino. No parece que esto vaya a ocurrir mientras Estados Unidos decida seguir manteniendo vigente la estructura estatal israelí por constituir este su enclave estratégico más importante en Oriente Medio. Quizás la presión que pueda ejercer el pueblo norteamericano y todos los pueblos hacia sus gobiernos provoquen acciones concretas contra este genocidio.
Por otra parte, las acciones internacionales que se organizan y desarrollan para concientizar y asestar pequeños golpes al gobierno israelí, como el boicot BDS hacia los productos fabricados en Israel, son granos de arena que ayudan a que la causa palestina no sea derrotada u olvidada.

Palestina Libération: El diario Palestina Libération, cumple un año, ¿cuál es su reflexión, su mensaje para nuestros lectores?

La información es muy significativa para la causa palestina. La mayoría de la gente no tiene conocimiento del enorme sufrimiento padecido por el pueblo palestino. Las escasas noticias que circulan por los grandes medios de comunicación aparecen de manera aislada del contexto histórico-político. En general, la impunidad con la que cuenta el gobierno de Israel para perpetrar estos crímenes de Estado tiene su correlato comunicacional. La complicidad de los gobiernos con las practicas inhumanas hacia el pueblo palestino se extiende a los grupos de poder que estos representan, siendo las grandes corporaciones mediáticas un eslabón más del extenso engranaje de encubrimiento.
En este sentido, es muy importante que se extiendan las voces, las palabras y las acciones en pos de romper este cerco de silencio mundial. La desinformación de millones de personas es una de las claves de la continuidad de las prácticas mencionadas. Si cada persona, en cada rincón del planeta pudiera acceder y conocer la verdadera situación que atraviesan los palestinos, un pueblo que no conoce los “tiempos de paz”¿permanecerían todos callados?
Por ello, Palestina Libération y cada medio que difunda esta causa aportan para que esta incómoda verdad salga a la luz.


 │Diario Palestina Libération صحيفة فلسطين ليبراسيون - Global Intellectual Property Registry Nº: 1 607138 370884 All rights reserved ©2016|
Share on Google Plus

About Editor

Envia tu email y recibe las noticias todos los dias del diario Palestina Libération:

FeedBurner