Edition Française / الطبعة العربية

Breve visita de Trump adicto a la Pax Americana sin hablar de soberanía palestina

│Palestina Libération│OPINION/Suhail Hani Daher Akel.- La imagen que debería grabar la conciencia del presidente estadounidense Donald Trump y del presidente de facto palestino Mahmoud Abbas, ambos asociados de luchar contra el terrorismo’, es la del chico Raed Ahmad Radayda de 15 años, asesinado a sangre fría ayer por el terrorismo de Estado israelí cercano a su aldea de al-Ubeidiya en el sur de Belén ocupada, convirtiéndolo en el mártir 319 de la Intifada.

En medio de un fuerte rechazo popular palestino por el llamado ‘Martes de Ira’ contra la presencia de Trump, con un operativo de más de 2000 policías palestinos en coordinación con centenares de los servicios de ocupación israelíes protegieron hoy martes, la llegada desde Jerusalem ocupada a las 9:58 (hora palestina) de la ‘Bestia’, el automóvil presidencial de Trump con su convoy de 60 automóviles que atravesaron hostiles chekpoints militares, muros de Apartheid israelíes en Belén y grandes carteles en las calles con ‘las caras de ambos presidentes’ y una sugestiva leyenda que reza: “La ciudad de la paz da la bienvenida al hombre de la paz”, en referencia al estadounidense. Trump y Abbas, acordaron combatir el ‘terrorismo’ (musulmán) sin condenar el terrorismo israelí y sus crímenes de lesa humanidad sin su esposa Melania, que prefirió quedarse en los shoppings israelíes y lejos de las 28 horas de la visita de Trump en Israel, su estadía en Palestina ocupada fue muy breve y no superó 1 hora. Abbas, lo recibió en la presidencia de Belén con una reunión privada y una acelerada ronda de prensa con muchas expectativas mediáticas y pocas respuestas a las demandas legítimas del pueblo palestino.


El apuro de Trump, para regresar a Israel y cumplir con su visita al Museo del Holocausto (erigido sobre la masacre palestina en Deir Yassin en 1948), fue notorio y no le permitió visitar la milenaria Basílica de la Natividad, lugar donde nació el palestino Jesús en Belén.

 En la acelerada conferencia de prensa en la Muqata’a (presidencia), Trump, con bajo nivel de encontrar los caminos para poner fin a la ocupación sionista, dijo: “la paz es una elección que debemos hacer cada día y estamos aquí para hacer que el sueño sea posible para los niños judíos, musulmanes y cristianos”, sin mencionar los niños palestinos y el nombre del mártir Raed de 15 años, asesinado ayer a su llegada a Israel.

Con esfumadas expectativas Trump, agregó: “realmente creo que si Israel y los palestinos (evitando Palestina) pueden hacer la paz, entonces se iniciará un proceso de paz en el Oriente Medio…Abbas me aseguró que está dispuesto trabajar con ese objetivo de buena fe y Netanyahu (que lo calificó un hombre de paz) ha prometido lo mismo.

Espero con interés trabajar con estos líderes hacia una paz duradera”. Trump, no hizo referencia a la ocupación y se valió de la reiterada retórica de la ‘Pax Americana’ para igualar los derechos entre el invasor ocupante y el pueblo ocupado.

Por su lado, Abbas, impopular y desprovisto de legitimidad electoral en la ronda de prensa tuvo poco que sumar y dijo: “vamos a cooperar con Trump en un acuerdo histórico de paz con los israelíes para lograr dos estados y trabajar en colaboración con los Estados Unidos contra el terrorismo. La historia dará testimonio que el presidente Donald Trump fue el que logró la paz”.

 Ceder territorio: Las puertas cerradas durante la reunión no fue el impedimento para dar como ciertos los trascendidos que Abbas, de manera inconsulta, con un parlamento cerrado por él y sin un referéndum popular, le asegurara a Trump, su disposición de ceder el 6,5% del 22% de los territorios de Palestina ocupado en 1967 para llegar a un acuerdo con Israel. Es decir, casi un 32% de ese 22%, que además se reduce más, con el territorio robado por los israelíes para sus ilegales asentamientos y sus racistas muros de Apartheid en la Ribera Occidental.

 Fracaso de la diplomacia palestina: Tal como sucedió con la visita oportunamente del presidente Barack Hussein Obama, la diplomacia de la Autoridad Nacional Palestina se sometió a las presiones del protocolo estadounidense con influencia israelí para evitar la reunión en la Muqata’a (presidencia) en Ramallah y obviar que Trump, coloque una corona sobre la Tumba del Padre de la Patria Yasser Arafat. La desplomada diplomacia palestina tampoco logró que Trump visitara Gaza, los campos refugiados, Jerusalem judaizada, los controles militares, los opulentos ilegales asentamientos y los 1800 palestinos presos en huelga de hambre en cárceles israelíes. Sin embargo, y mintiéndose a ellos mismos, el gobierno de la ANP y sus diplomáticos siguen levantando irónicamente vasos de ‘agua con sal’ en señal de apoyo a los presos y nada hacen por lograr su liberación después de 37 días de huelga. │ Diario Palestina Libération ©2016 Global Intellectual Property Registry Nº: 1 607138 370884 All rights reserved. Palestina Libération Media Group|صحيفة فلسطين ليبراسيون│
Share on Google Plus

About Editor

Envia tu email y recibe las noticias todos los dias del diario Palestina Libération:

FeedBurner