Edition Française / الطبعة العربية

Mientras siguen festejando la resolución 2334, Israel robará y anexará por ley parlamentaria 8000 Km2 de tierras palestinas

│Palestina Libération│SUHAIL HANI DAHER AKEL.- La potencia ocupante vuelve a humillar a la comunidad internacional y a los países de Consejo de Seguridad de la ONU que votaron el pasado 23 de diciembre la resolución 2334 que condena los asentamientos e Israel la hace triza en sus propias narices sin que ninguna potencia como Rusia, China o Francia reaccionen ante tanta impunidad de Israel que debería ser expulsado del seno del organismo que le permitió nacer sobre la tierra palestina robada en 1948. 



El pasado lunes el premier Benjamín Netanyahu, presentó el ‘proyecto de ley de legalización’ en el Knesset que dará lugar a las segunda y tercera lecturas para su aprobación final. La colonialista medida especifica la anexión territorial de ilegales asentamientos judíos. Esto significa el robo de 8000 Km2 de tierra ocupada en 1967 perteneciente a civiles palestinos que serán arrancada del derecho palestino y pasarán a ser soberanía israelí por decreto. 


Hoy martes (31/1), la ‘Comisión de Legislación del Knesset y Asuntos Exteriores y Defensa’, un comité preparado especialmente para impulsar el proyecto sionista de Netnayhu, votó el ‘proyecto de ley’ con 7 votos a favor y 6 en contra, y ahora se espera el impulso de la segunda y tercera lectura para legalizar retroactivamente decenas de ilegales asentamientos, puestos de avanzadas y de al menos 3921 viviendas de colonos judíos construidas sobre la prepotencia de la ocupación. 


La racista ley no prevé indemnización a sus legítimos dueños palestinos desplazados por considerar el derecho de Israel a esas tierras, aunque con hipocresía sionista aseguran que a sus dueños le reemplazaran la tierra en otra parte. Quizás, para los sionistas ese reemplazo puede ser en el sudeste africano o también en terrenos colindante con la inhumana cárcel estadounidense de Guantánamo en tierras expropiadas a Cuba. 
Sin duda, es otro nuevo golpe a los derechos nacionales palestinos y al género humano, violando todos los derechos internacionales a la existencia de un pueblo sobre su legitima tierra. 
Trump: No hay dudas, que el nuevo liderazgo estadounidense de Donald Trump, fogosita las ambiciones israelíes de convertir a toda una Palestina y su capital Jerusalem en judía y no por qué sus antecesores Barack Hussein Obama o George Bush (padre e hijo) o William Clinton no impulsaban del mismo modo a los israelíes en su delito de lesa humanidad contra la población palestina, sino, porque Trump, en este su primer tramo de gobierno debe pagar con creces el aval político-económico facilitado por el lobby judío-estadounidense y el israelí para su triunfo electoral. 
Voces al viento: Desde ya que se levantaron muchas voces de condena del lado de los regímenes antidemocráticos árabes, de Europa y la ONU, pero fueron solo voces, es decir palabras al viento. Como fueron las palabras del gobierno del presidente de facto de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, al continuar invocando los ‘2 estados’ mientras Israel viene corroyendo el Estado Palestino y matando su pueblo. │ Diario Palestina Libération ©2016 Global Intellectual Property Registry Nº: 1 607138 370884 All rights reserved. Palestina Libération Media Group|صحيفة فلسطين ليبراسيون│
Share on Google Plus

About Editor

Envia tu email y recibe las noticias todos los dias del diario Palestina Libération:

FeedBurner