الطبعة العربية

Líder de la revolución palestina fallece Monseñor Capucci.

│Palestina Libération│SUHAIL HANI DAHER AKEL.-Lejos de su ciudad amada Jerusalem, falleció ayer domingo el patriota de la Causa Palestina, Monseñor Hilarion Capucci de 94 años, en la ciudad de su exilio Roma. Monseñor Capucci, nació en Alepo, Siria el 2 de marzo de 1922 y ordenado sacerdote de la Orden de San Basilio de los Melquitas de Alepo en 1947.


El 30 de julio 1965 fue nombrado Arzobispo, siendo consagrado meses después como ‘Arzobispo de Jerusalén’, Palestina ocupada por el Patriarca de Antioquía y todo el Oriente, Maximo IV Sayegh. Frente a la injusticia de la ocupación israelí, Capucci, se alineo y fue un activo valiente defensor de la Resistencia Palestina liderada por el comandante de la revolución, Yasser Arafat.

Secuestrado: Violando su investidura fue muy perseguido por las tropas de ocupación sionistas hasta que el 8 de agosto de 1974 fue detenido y luego secuestrado por las tropas por llevar en su auto armas para el Ejercito para la Liberación de Palestina-ELP, brazo militar de la OLP.

Fue condenado a 12 años de prisión en una inhumana cárcel sionista instalada debajo del nivel de tierra y torturado con las peores agresiones síquicas. Luego de 4 años de tortuosa cárcel, el Papa Pablo VI, logró su liberación en 1978 bajo las exigencias del presidente israelí Efraim Katzir, de exiliarse en un Monasterio de América Latina, no regresar a la región y no tener más contacto con la OLP. Sin embargo, la fortaleza revolucionaria de Monseñor Capucci, desde su exilio continúo como miembro de la OLP con su lucha a favor de los derechos nacionales palestinos, la recuperación de Jerusalén y el valor de la resistencia por la libertad.

Fortaleza: Instalado en Roma como residencia definitiva en el exilio, Monseñor Capucci, en mayo de 2010, con sus 88 años participó en el barco turco Mavi Marmara, parte de la ‘Flotilla Libertad’ con rumbo a romper el bloqueo que sufre Gaza. El mismo fue abordado violentamente por comandos de la ocupación israelí y Monseñor Capucci, fue llevado detenido junto al resto de personalidades a un sector de Bersheba (territorio palestino ocupado en 1948) para luego deportarlo.

 El mártir de la revolución palestina y los derechos nacionales de Siria e Irak, Monseñor Capucci, murió con la dignidad de los combatientes y dejó grabado entre sus tantas sabias palabras: “Los mártires de la Intifada van a la muerte como a una fiesta”, frase que goza de actualidad en la presente ‘Intifada por Jerusalén y Al-Aqsa’.

 Jerusalen Celestial: Con el dolor del pueblo palestino y el mío, rogamos a Dios le conceda su descanso eterno en la Jerusalem Celestial junto a nuestros mártires y rogamos llegue el día que su cuerpo sea definitivamente enterrado en Jerusalen liberada. │ Diario Palestina Libération ©2016 Global Intellectual Property Registry Nº: 1 607138 370884 All rights reserved. Palestina Libération Media Group|صحيفة فلسطين ليبراسيون│
Share on Google Plus

About Editor

Envia tu email y recibe las noticias todos los dias del diario Palestina Libération:

FeedBurner