Edition Française / الطبعة العربية

A 14 meses del comienzo de la Intifada, la criminal ocupacion israeli presentó el letal misil ‘S-HE M454’

│Palestina Libération│SUHAIL HANI DAHER AKEL.- Como una ironía, a catorce meses del comienzo de la ‘Intifada por Al-Quds Jerusalem’,
la potencia ocupante israelí reitera su provocación al presentar su poderoso y letal misil ‘S-HE M454’ con un alto poder destructivo cuya ojiva es hasta 5 veces más demoledora contra las personas y los vehículos blindados por sus precursores HE (High Explosive) un explosivo de amplio poder de devastación que seguramente con las retoricas justificaciones lo lanzará contra los civiles palestinos bajo la ocupación.

 El misil como gran parte del poderío nuclear sionista fue desarrollado por las ‘Industrias Militares de Israel-IMI Systems’, compañía perteneciente al gobierno sionista. Su performance es óptimo al cubrir con su ojiva de alta precisión en el impacto un área de destrucción de 6000 metros2, siendo el más peligroso desarrollado por la potencia ocupante.

Israel está ubicado entre las 4 potencias nucleares con un avanzado sistema de destrucción masiva. Violación al derecho internacional: Israel que se niega a aceptar el acuerdo del Tratado de No Proliferación-TNP y rechazó los varios intentos de supervisión del ‘Organismo Internacional de Energía Atómica-OIEA, la autoridad ocupante, hipócritamente, solo se limitó a informar sobre el lanzamiento de este poderoso misil expresando que “el gobierno israelí mantiene que sus bombas y misiles cumplen con el Convenio de Oslo”.

No obstante, es claro la destrucción intensiva durante las 4 criminales invasiones contra la Franja de Gaza en estos últimos 10 años, asestando graves consecuencias para la población palestina. │ Diario Palestina Libération ©2016 Global Intellectual Property Registry Nº: 1 607138 370884 All rights reserved. Palestina Libération Media Group|صحيفة فلسطين ليبراسيون│
Share on Google Plus

About Editor

Envia tu email y recibe las noticias todos los dias del diario Palestina Libération:

FeedBurner